«

»

Feb 02 2013

Imprimir esta Entrada

Lean. Agile y Lean Manufacturing. Similitudes. L15

Como ya hemos ido explicando a lo largo de las últimas entregas, los métodos ágiles descritos hasta ahora han tenido un fuerte enfoque en la aplicación de prácticas y técnicas ágiles en la industria Informática y en la programación de Software. Sin embargo, los enfoques ágiles estaban siendo utilizados con notable éxito durante las décadas anteriores en el sector industrial y en muchas partes del mundo, bastante antes de ser utilizado en la industria de la programación y proyectos de software. Incluso tenemos indicios de que Henry Ford ya había estado usando elementos de enfoque ágil, conocida como la fabricación Lean, que como ya sabemos se centra en la eliminación de los residuos o de todo aquello que agrega poco o ningún valor a los procesos de fabricación y sus productos. Algunos de estos residuos incluyen:

  • La sobreproducción: Producir más de lo necesario para satisfacer algunos de los requisitos (no se sabe si necesarios o no) de la organización (o de los clientes), provocando exceso de inventario final en los almacenes, así como de trabajo en proceso (WIP Work in Process) en el interior de la fábrica.
  • Tiempo improductivo: Que se crea cuando el trabajo no puede avanzar debido a la falta de disponibilidad de los recursos necesarios, por ejemplo, o a la falta de los materiales para poder fabricar, o la toma de decisiones erróneas de gestión, etc.
  • Procesos sin valor añadido: Que incluye la sobre-inspección, los re-trabajos sobre el material que está defectuoso o equivocado y otras tareas adicionales que debemos hacer para compensar la falta de un control eficaz de la calidad, así como la efectividad en el proceso global de fabricación y manufactura.
  • Infrautilización del personal: Que sucede cuando el personal no puede trabajar a su máximo potencial físico y mental debido a que los flujos de trabajo son ineficaces, el flujo de los materiales es erróneo, o los problemas con las culturas restrictivas de la organización en general no son buenos, o nos encontramos ante una más que probable formación inadecuada.

Para hacer frente a la eliminación de todas estas áreas de residuos, el sector Industrial ha puesto en práctica una serie de técnicas, que incluyen la Gestión de Calidad Total (TQM), el Just-in-Time (JIT y logística) y la reducción del tamaño de lote – diseñado para optimizar el trabajo y de alguna manera alinearse con la demanda del cliente, para proporcionar materiales a los empleados en la organización sobre una base de “según se necesite”, y para facilitar la colaboración a través de equipos interdisciplinarios. Equipos que trabajen teniendo en cuenta el objetivo final de la organización y no su objetivo departamental o funcional.

Los residuos identificados en el sector industrial claramente se alinean con cualquier otro residuo que pueda estar ocurriendo en cualquier sector como por ejemplo: los trabajos efectuados que no está alineados con las necesidades de la empresa, el trabajo en espera de los materiales, la disponibilidad de personal esperando la aprobación, el personal con talento que está frustrado porque sus capacidades no se utilizan plenamente – o porque se sienten impotentes para combatir las deficiencias en su trabajo y los problemas culturales recurrentes dentro de la empresa.

Otros sectores de la industria, se han puesto a la cabeza de las fabricaciones Lean y en la adopción de metodologías de mejora de la calidad, tales como Seis Sigma, en un esfuerzo por medir mejor, mejorar y controlar sus procesos dentro de la organización. Estas metodologías de mejora de calidad se centran en la identificación de los objetivos corporativos, la medición de los procesos actuales para la evaluación comparativa, la identificación de áreas de mejora potencial y luego experimentar y medir el efecto de la propuesta de esas mejoras. DMAIC.

Aunque el enfoque es diferente, estas metodologías de mejora de calidad tienen la misma meta que los métodos ágiles: satisfacer de manera más eficiente las necesidades del cliente, maximizando los esfuerzos de recursos, minimizando los procesos sin valor y manteniendo una alta efectividad y eficiencia en todo el proceso productivo.

 

 

Sobre el Autor

Javier Solé (autor)

Enlace permanente a este artículo: http://javiersole.com/?p=2539