Mar 06 2013

¿Debemos fabricar para stock? SDBR en producción.

¿Es necesaria la fabricación para stock? La fabricación bajo pedido debería ser la forma normal y deseable de fabricar. Es la que produce menos gasto ya que nuestro objetivo es hacer sólo lo que el cliente ha pedido (y realmente quiere). En estos tiempos de demanda decreciente de los consumidores y donde se solicita cada vez más variedad, tiene aún más sentido del habitual. El ritmo creciente de introducción de nuevos productos y la personalización del producto (incluso con cantidades muy pequeñas), las presiones para reducir los inventarios y el coste total, todo llama al objetivo de medio, corto plazo y no de largo plazo.

Sin embargo la fabricación para stocks sigue siendo a menudo absolutamente necesaria para cubrir ciertos niveles de demanda y de producto. Lo importante debería ser utilizar la fabricación para stock, unida a las previsiones, con el objetivo de ganar en eficiencia de la producción y para suavizar la carga sobre la producción. Como ya hemos dicho en numerosas ocasiones, el mejor stock, es el stock 0.

Desgraciadamente, no tenemos manera de saber si alguna vez vamos a vender todo lo que producimos para stock. Lo más probable es que nos lo acabemos comiendo en un momento u otro. En este tipo de entornos nos enfrentamos a los siguientes riesgos:

  • Tenemos que invertir en cantidades significativas de materiales que puede ser que no vendamos durante mucho tiempo, por lo que nuestros stocks pueden acabar deteriorándose, con lo que ya no podemos venderlo, o el producto simplemente se vuelve obsoleto. Sin duda, estamos en riesgo de la pérdida de esos materiales que nosotros empleamos para producir el producto.
  • Puede pasar que en muchos casos nosotros mal vendemos el exceso de stock a precios reducidos. En este caso bien podríamos perder una parte sustancial de la demanda de nuestros productos más nuevos, y que además se podrían haber vendido a un precio real y no infravalorado.
  • En muchos casos se consume un precioso bien como es la capacidad en aquel recurso importante de nuestra fábrica que podría haber sido utilizado para un producto verdaderamente necesario y para el cliente en el momento presente, en lugar de producir un producto que no necesitamos en estos momentos.
  • Inevitablemente fabricando para stock y por muy fiables que seamos, vamos a terminar con demasiados de algunos productos y con escasez en otros. Seguro que nuestras previsiones en algún u otro momento futuro acaban dándose la vuelta. La fabricación para stock es en realidad un compromiso entre mucho inventario y el no tener inventario. Parece que tenemos que impulsar nuestra solución en la medida de lo posible con el fin de no tener inventario – sin poner en riesgo la paciencia de nuestros clientes debido a una escasez o falta de productos. Nuestro conflicto es el que exponemos al principio de la página. Esta nube de evaporación queda rota por la inyección que se muestra bajo el gráfico.
En un entorno en el que necesitemos fabricar para stock hay que mantener un nivel de existencias muy bajo pensando en que casi todas nuestras existencias se venderán pronto, y con la idea de reponer las existencias muy rápidamente y con frecuencia – no debería haber ningún procesamiento por lotes a menos que sea absolutamente necesario. La idea de usar SDBR para planificar la producción y la gestión del búfer como la guía para las prioridades en la ejecución, sería parte de la solución. Nuestra capacidad para reponer muy rápidamente y con frecuencia es, por supuesto, el requisito previo para mantener unos stocks muy bajos. Debemos centrar nuestra atención en las diversas partes de que se compone el tiempo de reposición y en la forma en que se puede reducir al mínimo posible.

Enlace permanente a este artículo: http://javiersole.com/?p=2823